martes, 13 de maio de 2014

I

Existe en la Anglogalician un intelectualismo apodado high browanker, caracterizado por una incurable tendencia a citar profusamente nombres de autores, por un complejo de superioridad intelectual, un experimentalismo casi siempre críptico y, como no, la búsqueda de polémica y gresca sucia con propios y extraños. De tanto encender cerillas con el name dropping y el dedo delator, rutinariamente arde con llama salvaje la foresta en la frontera. Entonces, solo queda contar los cadáveres.

Hay una lógica.
No tengo miedo.
Os digo que nunca tuve miedo.
Esta es la última vez. La última. Así que
                                                                               [ahora
No me falles.

You wanna come along? It ain't like it used to be, but, uh, it'll drink.

Esa llama vuelve a encenderse para otros porcos bravos, lejos del hogar, más lejos en su corazón que Sheffield o Port Drake. No habría sido posible encenderla si no fuera por los arquitectos y los actores de la tragedia, y aquí la encuentro desafiante, de nuevo prendida entre las viejas piedras de los nuevos blogs.

6 comentarios:

  1. Noooon, si cando o demo non ten nada que fagueeer mata as moscas co raaabo

    Carallo, merda,
    Qué é isto?
    Porque na raia onde se xuntan a terra e o mar sempre acontecen cousas interesantes.

    ResponderEliminar
  2. Hiede al f.m más críptico crepuscular. Buena, aunque no es para tirar cohetes

    ResponderEliminar
  3. ya no somos los mismos10:42 do 27 de maio de 2014

    Así es como una entrada empieza. No con un gemido sino con una explosión.
    Carlota arrodillada fela por nosotros

    ResponderEliminar
  4. Siempre la foto con “alguien”, siempre el name dropping. Puros Olimpos de cocktail-party.
    Las amistades tempranas se caen pronto, como los dientes de leche

    ResponderEliminar
  5. Ant nascencia el ninno dicha aue. Adientro del uientre veneracion el retouo.

    ResponderEliminar

Baixo a túa responsabilidade